LA CORRECTA RESPIRACIÓN AL EJECUTAR EJERCICIOS AEROBICOS Y ANAEROBICOS DE RESISTENCIA A LA FUERZA



¿ Te has preguntado qué grado de importancia tiene la respiración en tus rutinas diarias de entrenamiento?


Desde una simple caminata hasta un ejercicio con peso máximo, la respiración juega un papel fundamental en la correcta ejecución biomécanica del movimiento. ¿Has escuchado a algunas personas el decir cuando ejecutan una actividad aeróbica como el caminar o el correr, que: “no puedo seguir porque me entró aire”?


Te puedes preguntar entonces, ¿y a donde se fue ese “aire” que ha impedido seguir ejecutando tu actividad física?. Bueno, déjame explicarte, inicialmente ese término es desde todo punto de vista incorrecto. La realidad es que no ejecutaste bien tus movimientos cíclicos de la carrera o caminata en sintonía con la respiración, y por lo tanto, tus músculos diafragmáticos no han recibido la suficiente cantidad de sangre, y por lo tanto de oxígeno (término al que se le conoce como isquemia), y por tanto, tu sistema nervioso manda una señal de alerta al cerebro a efecto de que pares la actividad, y así en la recuperación tener nuevamente el volumen de sangre necesario para oxigenar todo tu músculo diafragmático.


Un ejemplo también se da en la práctica de los instrumentos musicales de viento. Te contaré esta breve experiencia personal: Cuando era un niño, y soñaba con llegar con los yankees de New York, mis papás tenían otros objetivos en mi vida, a saber: deseaban que yo fuera un músico que dominara un instrumento de viento, específicamente el clarinete. Y por lo tanto, me inscribí en el Conservatorio Nacional de Música, y al iniciar las prácticas de este instrumento, me percate que también en esta rama del arte hay que dominar la respiración, y en el primer año de mi permanencia en el Conservatorio, en muchas clases tocando el clarinete “me entro aire” (ya explicamos que significa este término mal acuñado) , sin embargo, mi maestro Cesar Sazo un consagrado clarinetista guatemalteco y miembro de la orquesta sinfónica de Guatemala, me enseñó a respirar con el diafragma, y vaya si eso no me ayudó en mi carrera deportiva. Cuando corría en el diamante de béisbol, ¡mis lecciones de música me ayudaron a ser un mejor atleta¡.

Hoy quiero darte algunos principios fundamentales para que la isquemia no impida que tus entrenamientos sean óptimos.


Iniciemos:

Cuando tu estas caminando tienes que tener una conexión total con tu fisiología, es decir, tienes que visualizar en tu mente lo que está sucediendo dentro de tu cuerpo, por ejemplo: como las mitocondrias generan energía, como el hígado transforma el glucógeno en glucosa y lo lleva a los músculos, y lo que hoy nos compete, como cada paso debe estar en sincronía con tu frecuencia cardiaca y con tu respiración. Cada vez que das un paso, debes dar una inspiración, al siguiente paso otra inspiración, y luego al tercer paso una espiración y al cuarto otra espiración. Con este ciclo interminable, jamás sufrirás de isquemia y te aseguraras de que la suficiente sangre y oxígeno lleguen a tus músculos. Otro punto a considerar, cada paso que das representa una contracción del corazón, por lo tanto, si das dos pasos (independientemente de la velocidad de la marcha o de la carrera), eso significa una sístole y una diástole.

¿Sabes cómo se escucha tu corazón al tener un estetoscopio sobre tu pectoral?, suena algo parecido a esto: LUP/DUP, o sea, sístole y diástole. Por tanto a mayor velocidad de la marcha, mayor tu frecuencia cardiaca y por lo tanto mayor consumo de oxígeno y mayor quema calórica.


Ahora analicemos la respiración en el trabajo de fuerza:

Recordemos algo muy importante, cada vez que hacemos una inspiración, nuestro diafragma se expande y aumenta su presión y viceversa, cada vez que hacemos una espiración disminuye la presión y este se contrae, por lo tanto, cada vez que levantes pesas y estés cediendo ante la fuerza de gravedad tienes que inspirar a efecto de llenar tus pulmones y diafragma de oxígeno, exactamente en el momento en que tratas de vencer a la fuerza de gravedad, o sea levantar la barra de tu pecho, o bien extender tu tren inferior luego de una flexión, tendrás que sacar el aire, eso hará que tu presión disminuya y que mecánicamente tu diafragma te impulse hacia la total extensión de la articulación.


Este ejercicio requiere mucha práctica, pero recuerda que esta hace al maestro, así que a guardar el teléfono mientras entrenas y concéntrate en cada movimiento para que con el tiempo logres automatizar el gesto técnico.


Si no ejecutas estos principios puedes ser víctima de un aumento brusco de la presión arterial en toda el área del sistema respiratorio que inclusive te puede provocar desmayos.

Recuerda que en COMPLETE CLUB te asesoramos y enseñamos esta y otras técnicas biomecánicas y respiratorias, que te ayudarán a mejorar no solo la ejecución del movimiento, sino que también optimizarán tu postura al ejecutar tus diversas rutinas de entrenamiento.


Hasta la próxima…

Condiciones Generales
Salones para Eventos
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2019 Derechos Reservados Complete Club  

Diseñado por  Solproagencia.com

Aviso Legal
Derecho de Desistimiento