LA LUCHA CONTRA LOS EJÉRCITOS MÁS PODEROSOS DE LA HISTORIA: LOS VIRUS Y LAS BACTERIAS. CUARTA PARTE

Actualizado: 27 de mar de 2020


Son las cuatro de la mañana, y como todos los días Andy Cruz de veinticuatro años y doble campeón mundial, campeón panamericano en Toronto en 2,015 y en Lima 2,019, sale de su casa en Unión de Reyes en la occidental provincia de Matanzas en Cuba con el sueño puesto únicamente en el oro olímpico de Tokio 2,020. El único triunfo que le hace falta al gran boxeador cubano. Sin embargo, una llamada telefónica acaba en segundos con su ilusión del podio de los inmortales. Le están indicando que el COI (comité Olímpico Internacional) ha decidido postergar los juegos Olímpicos de verano para el 2,021. Otra batalla más que logra ganar el COVID-19 a toda la raza humana.


Desde el año 776 AC., los Juegos Olímpicos antiguos no se habían interrumpido, ni durante las guerras; todo lo contrario, se detenían las guerras para celebrar los juegos. Durante los Juegos Olímpicos de la era moderna, solamente en dos ocasiones fueron suspendidos, primero en el año de 1916 cuando debería haberse celebrado en la ciudad de Berlín, lo mismo sucedió veinte años después cuando las justas de verano estaban programadas para llevarse curiosamente en la ciudad de Tokio. Ambas como sabemos fueron canceladas por la primera guerra mundial y la segunda guerra mundial respectivamente.


Hoy, por otra guerra, lamentablemente se tienen que postergar las justas olímpicas y no por una nación, sino por un virus que hasta hoy jueves 26 de marzo a matado a más de 20,000 personas alrededor del mundo.

<